Valoramos el poder de la propaganda

Nos encanta la experimentación, la forma y la organización visual.

Privilegiamos la función antes de cualquier capricho estético.

No hay nada más bello que un mensaje efectivo.

La verdadera revolución en el diseño tiene que plantearse al servicio de la sociedad.

El ser humano es, el fin de toda propaganda.